Vídeos porno, videochat erótico y otros vicios de Internet.

Como comer bien un coño.

Trucos para ligarSeguro que te encantaría tener a todas las mujeres a tus pies, que tu teléfono no dejase de sonar con llamadas de chicas deseosas de quedar una y otra vez contigo. Desde Cibervicio, quiero ayudarte a conseguir que esto ocurra, por eso he escrito este artículo que te puede allanar el camino.

Dicen las mujeres, que hay muy pocos hombres que sepan comer bien un coño, y que una vez que encuentran uno, difícilmente lo dejan escapar, así que ya tienes una pista de algo que puedes hacer para que las chicas te vuelvan a llamar.

Habrá alguno que pensará que eso es rebajarse, o que se sienten dominados por la mujer al hacerlo. Yo pienso que es más bien al contrario; te puedo asegurar, que en ese momento que le estás dando tanto placer, podrías conseguir lo que quisieras de una mujer ¿quién es entonces el dominado?

Te voy a explicar la técnica que las hará disfrutar como locas y que literalmente se enganchen a ti.

En primer lugar, y esto vale en general para todo en el sexo: no hay prisa. No hace falta que la tumbes y rápidamente tu boca busque su entrepierna. Debes ir bajando poco a poco, entreteniéndote por el camino, recorriendo su cuerpo con tus labios. Una vez que llegues abajo, tampoco vayas directamente al grano, juega con tu lengua por la cara interna de sus muslos, por sus ingles, hazla sufrir; ella está esperando y deseando que pases tu lengua por su “zona prohibida”, cuanto más retardes ese momento, más ganas tendrá y con más ansias te recibirá.

Tras jugar un poco por la zona cercana, humedece bien tu lengua, y pásala suavemente a todo lo largo de la vagina; muy húmeda, y muy suave, apenas sin tocar. Ahora que está bien mojada, échale tu aliento, no se trata de pegar un soplido, sino de que note que tu boca está ahí, cerca, cogiendo fuerzas para el asalto final.

Y aquí empieza lo bueno. Empieza por el clítoris, es ese pequeño bultito que puedes encontrar en la parte superior de la vagina, justo afuera. Pasa tu lengua muy húmeda suavemente por ahí varias veces, como acariciando, y a continuación, siempre con suavidad, rodéalo con círculos muy despacito. Recuerda en estos primeros compases ser muy suave, y muy lento, esto le va a producir una excitación con la que nunca se correría, pero que le va a hacer subirse por las paredes y pensar: Vamos cab**ón, empieza ya.

Poco a poco irás notando que su clítoris se pone más duro y aumenta de tamaño, tú a tu vez podrás ir usando más fuerza e incrementando la velocidad. Cuando notes que está bastante duro, puedes colocar tu lengua plana cubriendo todo el clítoris y moverla arriba y abajo con cierta velocidad. Ahora puedes introducir un dedo en la vagina y acariciar por dentro la parte superior, esta doble estimulación, es más de lo que se puede conseguir de cualquier otra forma, y normalmente será suficiente para que se corra incluso varias veces.

Si la chica es muy desinhibida, puedes probar con una tercera vía de estimulación: poniendo tus dedos en forma de tijera, introduce a la vez el dedo corazón por su ano, y el índice por su vagina, y mételos y sácalos a la vez que sigues jugando con tu lengua en su clítoris. Con esta técnica hay que tener mucha precaución, no todas las chicas la van a recibir bien, pero si vencen esa reticencia inicial, les puedes abrir todo un mundo de nuevas sensaciones, y seguro que saben como agradecértelo…

Estas técnicas que he descrito, son lo más básico, hay cantidad de variantes, casi tantas como mujeres: algunas no son tan sensibles a la estimulación clitoriana y necesitarán que introduzcas la lengua, en ese caso, intenta llegar cuanto más adentro mejor (es probable que al día siguiente te duela el frenillo de la lengua, pero habrá merecido la pena), y busques nuevamente esa parte superior de su vagina. En ese sitio descubrirás un pequeño abultamiento; deberás mover tu lengua como si “rascases” ese abultamiento. También les gustará si metes y sacas tu lengua como si las follaras con ella. Lo mejor, es que estudies sus reacciones y dejes que éstas te guíen, y si es una pareja estable, la comunicación es fundamental, nadie mejor que ella misma conoce su cuerpo y te sabrá decir qué es lo que más le gusta.

Mucha suerte y que lo disfrutes.

¿Qué te ha parecido? Deja aquí tu comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR